En ocasiones, debido a los procesos mecánicos del enrollado del papel, existe la posibilidad de que el dibujo del papel no se encuentre en la orientación adecuada.

Por ello, debes estar atento y, si esto ocurre, es importante que no coloques las tiras del papel tal y como vienen en el rollo de fábrica, ya que de lo contrario el dibujo te va a quedar al revés.

Para que esto no ocurra, antes de colocar las tiras en la pared dale la vuelta a cada una, o desenrolla el rollo totalmente, para después enrollarlo de nuevo en el sentido correcto, para que así los dibujos queden como tú quieras. Hecho esto, ya podrás comenzar a empapelar tus paredes.