Los papeles pintados con soporte tejido no tejido (TNT) están fabricados imprimiendo el estampado sobre dicho soporte. Esto significa que son más finos que los papeles dúplex convencionales, que a diferencia del TNT, cuentan con dos capas.

Por ello, debido a su finura, es posible que los papeles TNT puedan transparentar los desperfectos o  colores intensos que existan en la pared en la que se van a instalar, especialmente si se trata de papeles de colores claros.

En estos casos, recomendamos pintar la pared de color blanco para unificar en lo posible su color y así asegurarnos que el acabado será perfecto.

En cambio, los papeles con soporte TNT son más fáciles de poner y quitar, ya que tan solo hay que aplicar cola a la pared, siendo esta su principal ventaja.

Para evitar riesgos y asegurarte los mejores resultados, toma nota del siguiente post: “Cómo preparar la pared que vamos a empapelar”. Te damos una serie de consejos para preparar la pared a empapelar que te ayudarán a conseguir un acabado perfecto.