Instalar papel pintado no es una tarea excesivamente complicada, pero, sí que hay que ser cuidadoso para conseguir un acabado impecable. Y, si ya has instalado papel en alguna ocasión, habrás comprobado que es inevitable que la cola rebose por las juntas cuando estamos empapelando una pared.

Cuando esto ocurre, es importante limpiar la cola de las juntas rápidamente, antes de que se seque. De lo contrario, acabará manchado y el resultado dejará mucho que desear, ya que cuando la cola se haya secado, será muy difícil eliminarla, por no decir imposible.

Para conseguir los mejores resultados, limpia durante la instalación las manchas de cola con una esponja húmeda con agua y sin frotar. Ten paciencia, no trates de eliminar las manchas rápidamente y repite este proceso las veces que sea necesario, renovando el agua para evitar posibles manchas.

Así mismo, lleva cuidado y recuerda no frotar el papel hasta que hayan pasado dos o tres días y esté completamente seco. De lo contrario, las tintas todavía estarán húmedas, y corres el riesgo de que se destiñan los colores del papel.